Ponte en forma con estos ejercicios para hacer en la piscina

10 ejercicios para ponerte en forma

hacer ejercicio en la piscina para mantenerse en forma

 

Con la llegada del verano, una gran parte de nuestro tiempo lo dedicamos a estar en la piscina y nuestra rutina de ejercicios la dejamos a un lado, pero ¿sabes cómo aprovechar más la piscina para realizar ejercicio? Consigue quemar más calorías, mejorar la resistencia y el tono muscular con un entrenamiento de ejercicios acuáticos.

 

Realizar ejercicio en la piscina ofrece muchos beneficios para la salud, además de mantenerte en forma sin pasar calor; favorece la circulación, reduce el estrés…¡incluso la celulitis! Es más, debajo del agua evitas forzar las articulaciones.

 

En 20 minutos diarios puedes realizar un entrenamiento con varios ejercicios para mantenerte en forma en la piscina en los meses más calurosos mientras disfrutas de un chapuzón. Os proponemos una tabla de 10 ejercicios para tonificar el cuerpo:

 

 

1 – Andar, trotar o correr bajo el agua

 

Empieza a quemar calorías en pocos minutos. Levanta las rodillas y mueve los brazos. Este tipo de ejercicios son muy recomendables porque se trabaja toda la musculatura y el esfuerzo es mayor por la resistencia que opone el agua.

 

Con este tipo de ejercicios en el agua se trabaja la coordinación y la capacidad cardiovascular. Puedes hacerlo en la parte de la piscina en la que en agua te llega por la cintura o añadir mayor intensidad y dificultad en la parte más profunda.

 

Puedes empezar el ejercicio andando por la piscina con el agua por la cintura durante 3 minutos, es un calentamiento previo para los ejercicios posteriores. Continúa trotando o corriendo durante 5 minutos seguidos, dependiendo de tu condición física.

 

2 – Rodillas al pecho

 

Con el agua por el pecho, salta lo más alto posible llevando las rodillas al torso. Utiliza los brazos para estabilizarte. Con este ejercicio se tonifica el tren superior. Realiza 3 series de 20 repeticiones. Dependiendo del físico, el número de repeticiones del ejercicio se puede variar.

 

3 – Saltar

 

Con los pies juntos y el agua por la cintura, salta de un lado a otro, ayudándote de las manos para desplazarte. Realiza 3 series de 20 repeticiones. Trabajarás piernas y abdominales.

 

4 – Burpees verticales

 

Haz igual que los niños y sal de la piscina sin usar las escaleras. Con el agua por la cintura, ejercita los músculos de los hombros, brazos, abdominales y piernas colocándote en el bordillo de la piscina e intentando salir de ella de un salto apoyando las manos en el borde. Realiza 3 series de 10 repeticiones.

 

5- Bicicleta

 

Ir en bicicleta también es uno de los ejercicios más completos que podemos hacer en nuestra piscina. En Gre disponemos de la bicicleta acuática AQB 2, con la que podrás ponerte en forma de la manera más fácil y cómoda y ¡sin pasar excesivo calor! La bicicleta acuática está especialmente recomendada para la rehabilitación, el desarrollo del tono muscular en las extremidades inferiores, para la pérdida de peso y el entrenamiento deportivo específico. Se pueden llegar a quemar ¡800 calorías a la hora!

 

 

6 – Tijeras

 

Este ejercicio se realiza simulando el movimiento de una tijera; abriendo y cerrando las piernas en la parte que cubre de la piscina. De esta manera se ejercitan las piernas y los brazos a la hora de mantener el equilibrio. Realiza el ejercicio durante 3 minutos.

 

7 – El clavo

 

Apoyando la espalda contra la pared de la piscina y con las piernas juntas, eleva lo máximo posible hasta conseguir un ángulo de 90º. Con este ejercicio se trabajan los abdominales y las piernas. Realiza 3 series de 10 repeticiones.

 

8 – Jack

 

Salta abriendo y cerrando las piernas mientras también abres y cierras los brazos. Con este ejercicio se tonifica la musculatura de las piernas. Realiza 3 series de 10 repeticiones.

 

9 – Abdominales

 

Con la espalda apoyada en la pared y los brazos apoyados en el borde en forma de cruz, sube las piernas hasta el pecho. Notarás como se trabaja la zona abdominal. Realiza 3 series de 10 repeticiones.

 

10 – Relájate

 

Para terminar, relájate en el agua de la piscina en la posición “hacerse el muerto” durante 2 minutos. De esta forma conseguirás relajar todo tu cuerpo después del entrenamiento.

 

Una vez terminada la tabla de ejercicios es importante estirar para evitar lesiones. Los estiramientos en el agua son más productivos, porque los músculos estás más relajados y el impacto dentro del agua es menor.

 

Realiza los estiramientos en la zona de la piscina donde no te cubra y ayudáte de los elementos de la misma, bordillo o escaleras. Cada ejercicio debe ser de unos 15-20 segundos y nunca debe doler al hacerlos.

 

Hemos visto una serie de ejercicios acuáticos para mantenerse en forma, pero no podemos olvidarnos de la natación. Nadar es el deporte más recomendado para personas con problemas cervicales y con dolores de espalda o columna, ya que se considera un deporte de bajo impacto.

 

 

nadar en piscinas pequeñas con pool athlete

La natación presenta numerosos puntos positivos, además de mejorar la capacidad cardiopulmonar por la resistencia del agua, se trabaja la coordinación y es accesible a todos, y lo más importante, no es necesario ser un gran deportista para practicarla. El único inconveniente que se puede presentar es que no dispongamos de metros suficientes para nadar, pero para ello, en Gre tenemos una solución: el nadador estático Pool Athlete.

 

El Pool Athlete te permite nadar incluso en piscinas muy pequeñas. El nado estático es una manera innovadora de nadar en la piscina de tu casa, sea cual sea el tipo, elevadas o enterradas. Con este sofisticado accesorio para piscinas, puedes entrenar, aprender a nadar e incluso recuperarte de una lesión en la comodidad de tu casa, sin la necesidad de disponer de una piscina olímpica.

 

 

Comparte

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *