Cómo enterrar una piscina Gre

Ya os adelantamos en una publicación anterior algunos consejos a tener en cuenta a la hora de instalar una piscina elevada sobre nuestro terreno. Pero si lo que quieres es enterrar una piscina –a pesar de estar diseñada para erigirse sobre el terreno–, es factible si se siguen meticulosamente las pautas que Gre indica para ello.

 

No olvides que en Gre disponemos de un equipo técnico que puede ayudarte con la instalación de tu nueva piscina. En cualquier caso, si decides embarcarte en esta aventura en solitario, estas son algunas de las consideraciones a tener en cuenta antes de ponerse manos a la obra:

 

Lo primero de todo es notificar al ayuntamiento, o la institución correspondiente, antes de realizar cualquier obra o excavación, ya que es posible que tengas que pedir algún tipo de permiso antes de comenzar con la instalación de tu piscina.

 

Es de vital importancia procurarnos un terreno firme, nivelado y liso, sin olvidar que esté próximo a un desagüe, una toma de agua y una toma de corriente. Debemos vigilar también que no haya ningún tipo de conexión subterránea, y que no pase por debajo de un tendido eléctrico.

 

A la hora de realizar la excavación, debes tener presente la localización del skimmer y de la escalera. La profundidad de excavado debe superar la altura de la piscina en 15 centímetros.

 

Igualmente obligatorio es realizar una solera de hormigón con mallazo de 15 centímetros de espesor, perfectamente nivelada y lisa. Para no dañar el liner de tu piscina deberás también colocar sobre la solera una manta protectora o unas planchas de poliestireno expandido con un espesor máximo de 10 milímetros.

 

Ya solo queda montar la piscina siguiendo las instrucciones como si estuviera sobre la superficie, uniendo los accesorios de la depuradora con tubería de pvc rígido o semi-rigido.

 

Llenamos la piscina de agua y, con cinta adhesiva, adherimos unas planchas de poliestireno expandido de 20 milímetros de espesor al exterior de la chapa de la piscina. El espacio libre entre el talud de tierra y la chapa de la piscina deberá ser rellenado con hormigón pobre. Esta operación requiere de toda nuestra atención ya que previene posibles corrimientos de tierra que pueden arruinar nuestra piscina. Nuestra recomendación es distribuir el hormigón poco a poco y de forma tangencial por todo el perímetro. Una forma segura de hacerlo, sería no superar los 30 centímetros de altura en el vertido de hormigón, por vuelta.

 

Y por último y no menos importante, acuérdate de no dejar, bajo ningún concepto, la piscina sin agua, ya que puede salir disparada como un bote.

 

En este enlace puedes comprobar una guía visual de instalación y guardar el pdf con información ampliada sobre cómo enterrar tu piscina.

 

Si tienes alguna duda no dudes en contactar con nosotros mediante el blog, nuestra página en Facebook o nuestra cuenta de Twitter.

Síguenos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *