Invernaje fácil de piscina

Con la llegada del otoño, muchos son los que se plantean dar por cerrada la temporada de baño y olvidarse de la piscina hasta que los rayos del sol anticipen nuevamente las cálidas temperaturas veraniegas.

 

Lo decimos constantemente: en lugar de vaciar la piscina es preferible conservar su agua y contribuir a un consumo responsable de este bien escaso. Además, mediante un correcto invernaje te aseguras una puesta en marcha mucho más sencilla para la próxima temporada, y ahorrarás no solo en agua –una libre de algas y cal–, sino también en químicos y posibles daños a la estructura de tu piscina.

 

Con muy pocos utensilios podremos realizar nuestro invernaje en poco tiempo:

 

Preparación del agua

Tras limpiar los residuos del verano de la piscina, espera a que la temperatura del agua sea inferior a 15ºC antes de pasar a la acción.

 

Ajusta el pH entre 7,2 – 7,6.

 

Realiza una cloración de choque y deja en funcionamiento el sistema de filtrado hasta el día siguiente. Pasado este tiempo, encárgate de la limpieza del filtro.

 

Añade el producto invernador

Añade el producto invernador según la dosis recomendada por el fabricante. Echa el producto invernador rodeando la piscina mientras caminas.

 

Presta atención a las instrucciones de uso, pues algunos productos invernadores requieren repetir la dosis una o dos veces durante el invierno.

 

Pon en marcha la depuradora durante al menos 8 horas para remover correctamente el invernador.

 

Cuidado de las instalaciones y componentes

Una vez terminado el proceso químico del invernaje, toca acondicionar las instalaciones para mantenerlas en buenas condiciones durante el invierno.

 

Colocando la válvula de la depuradora en posición de vaciado, baja el nivel del agua unos 20 cms para que el agua de la piscina no entre por el skimmer.

 

Eliminar el agua de las tuberías y la depuradora es obligatorio para evitar que se congelen y puedan romperse. Si tu piscina tiene llaves en las boquillas de aspiración y succión, ciérralas. Pon la depuradora de agua en posición de desagüe hasta que libere todo el agua.

 

Coloca un objeto flotante en el agua para evitar heladas

Coloca uno o varios flotadores de invernaje, o bidones de plástico que tengas por casa rellenos con un poco de agua, para impedir que se forme hielo en el agua de tu piscina. El hielo podría presionar y dañar las paredes de la piscina.

 

Limpia y seca las válvulas de tu depuradora. Aplicando un poco de lubricante multifuncional evitarás que las válvulas se resequen y estén operativas la próxima temporada de baño. Comprueba que el pre-filtro de la bomba está limpio y pon la válvula en posición de cerrado.

 

Coloca la cubierta de invierno

Coloca la cubierta de invierno. Aplica una tensión suficiente para que sea segura en caso de caída de animales o niños. Pero no lo hagas en exceso por si tu producto invernador requiere reaplicarse a lo largo del invierno.

Simple como esto. Próximamente hablaremos de los herramientas y productos invernadores disponibles en el mercado. Síguenos en las redes sociales para estar al tanto.

Síguenos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *