Piscinas en el cine, protagonistas indispensables

En pleno verano y con las altas temperaturas, una piscina es el lugar perfecto para desconectar y refrescarse, estar al borde de la piscina, en la tumbona o haciendo unos largos, pero no siempre es posible escaparse.

 

Para poder simular ese instante tan anhelado y relajarnos en la comodidad de nuestro sofá, nada mejor que una selección, a lo largo de los años, de películas en la que la piscina tiene un papel destacado.

 

En este repaso de las piscinas más cinematográficas, podemos ver cómo han cambiado las piscinas con el paso del tiempo. Además, también podemos apreciar como han aumentado las posibilidades de tener piscina en nuestra casa. 

 

Piscinas Gre, especialista y líder en la fabricación de piscinas desmontables y complementos para todo tipo de piscinas, facilita tener piscina en el jardín de casa sin tener que hacer obra y al alcance de todos.

 

Es el momento, coge tus palomitas, pon el ventilador a funcionar y disfruta de este binomio entre cine y piscina.

 

 

Escuela de sirenas (George Sidney, 1944)

Uno de los musicales acuáticos más mediáticos de Hollywood con Esther Williams, en su primer papel protagonista, una joven enamorada de un compositor de canciones, con el que consolido su fama como sirena del cine. 

 

Una súper producción en Technicolor, cargada de escenas de ballet acuático, nadadoras acrobáticas y coreografías maravillosas en la piscina.

 

Acrobacias retro para disfrutar hora y media bajo el agua.

 

¡Qué bello es vivir! (Frank Capra, 1946)

Reconocida como una de las mejores películas de todos los tiempos, ¡qué bello es vivir!, es un clásico del cine navideño, una historia en la que su protagonista tras la desesperación y su fuerte sentido del deber, renuncia a sus sueños y decide suicidarse en Nochebuena, pero aparece un ángel para darle fuerzas.

 

En esta película, se narra la relación de amor de George y Mary (James Stewart y Dona Reed). Ambos protagonizan una bonita escena de la película, un baile de charleston en el instituto tras el que terminan con un inesperado chapuzón en la piscina.

 

La piscine (Jacques Deray, 1969)

Como su propio nombre indica, este clásico del cine francés, se desarrolla en la piscina de una elegante villa a las afueras de Saint Tropez. En esta película, la piscina es la absoluta protagonista.

 

Alrededor de la piscina se suceden los enredos pasionales, las relaciones perversas y un clima de celos y sospechas entre sus cuatro bellos y estilosos personajes (Alain Delon, Romy Schneider, Maurice Ronet, Jane Birkin), que termina con un desenlace inesperado.

 

El gran Gatsby (Jack Clayton, 1974)

Relato de una historia de amor imposible en los locos años veinte, época de excesos, donde un hombre misterioso y excéntrico, que nadie conoce, organiza fiestas espectaculares movido por sus sentimientos ocultos, el millonario Jay Gatsby. Un auténtico derroche de glamour, elegancia y distinción.

 

En esta adaptación, de la novela de Francis Scott Fitzgerald, muchas de las escenas se suceden en los alrededores de la piscina de la lujosa mansión de Gatsby.

 

Sin embargo, la muerte puede llegar cuando menos te lo esperas, como le ocurre a Robert Redford (Gatsby) en su ostentosa piscina, mientras descansa relajadamente en una colchoneta.

 

Pepito Piscinas (Luís María Delgado, 1978)

En esta película, la típica comedia española de finales de los 70, se relata la aventura de un mozo de pueblo que se traslada a la capital para abrir horizontes, donde comienza a trabajar como vendedor de coches.

 

Sin embargo, la verdadera obsesión de Don José (Fernando Esteso) son las mujeres. Don José visita la piscina pública continuamente para ligar y engatusar a las mujeres, de ahí el mote “Pepito Piscinas”.  En la piscina conocerá a una bella y millonaria viuda con la que decidirá casarse.

 

Romeo y Julieta (Baz Luhrmann, 1996)

Esta película es una adaptación moderna de la tragedia amorosa más conocida de William Shakespeare. Los Montesco y los Capuleto están enfrentados por el dominio de la ciudad, sin embargo, el amor surge entre sus hijos, Romeo y Julieta, a pesar de su intensa rivalidad.

 

A lo largo de este filme, hay un gran número de escenas relacionadas mundo acuático: la primera vez que los dos protagonistas se ven es a través de un acuario, Mercucio es asesinado en la playa, sin embargo, destaca el romántico beso prohibido entre Romeo y Julieta en las aguas de una piscina, una de las escenas más auténticas de la historia del cine.

 

Boogie nights (Paul Thomas Anderson, 1997)

El mundo de Eddie Adams, un joven que trata de introducirse en la industria del cine pornográfico, cambiará por completo al conocer al director de cine, Jack Horner, a finales de los años 70 en California.

 

En esta filmografía de Anderson, destaca una escena en particular, la cámara se cuela en una fiesta en la piscina llena de estrellas, productores, actores, directores y amigos, recorre toda la piscina, incluso se sumerge bajo el agua, nada y vuelve a salir a la superficie.

 

 

 

Con tanta piscina, te habrán entrado ganas de un chapuzón, para más información sobre piscinas desmontables puedes suscribirte al blog de Gre y seguirnos en las redes sociales.

Comparte

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar