Por qué no necesitas vaciar la piscina en invierno

Este mes de septiembre, para muchos indica el fin de sus vacaciones, y aunque hasta el 23 de septiembre no empieza el otoño, para una gran mayoría, determina el fin del verano y por lo tanto, de la vida en piscinas.

 

En verano nos preocupamos por el mantenimiento de las piscinas y la calidad del agua, ya que las piscinas nos permiten desconectar, disfrutar del sol y de un buen chapuzón con total tranquilidad. Sin embargo, por lo general, cuando llega el frío nos olvidamos del cuidado del agua y la conservación de la piscina.

¿Qué debemos hacer cuando caen las temperaturas? ¿Debemos vaciar la piscina o dejarla con agua? 

 

Desde Gre no recomendamos vaciar la piscina después de cada verano, y os enumeramos algunas razones:

Enorme gasto

Aunque hay piscinas de diferentes tamaños y formas, el volumen de agua mínimo es de alrededor de unos 10 m³. Vaciar la piscina cada temporada supone tirar muchos litros de agua que para la puesta a punto de la piscina habrá que volver a rellenar. Por otro lado, está el gasto en productos químicos necesarios para que el agua esté en condiciones óptimas.

 

Problemas estructurales

Al vaciar la piscina se elimina la presión que ejerce el agua sobre el fondo y las paredes, lo que puede provocar problemas en el vaso de la piscina.

 

Problemas medioambientales

Además de la cantidad de litros de agua que se desechan, el agua de la piscina contiene diversos químicos que pueden ser dañinos para el medio ambiente.

 

Llegará el momento en el que sea necesario el vaciado de la piscina, por fugas en el liner, averías, limpieza en profundidad de skimmers y conductos, limpieza completa de fondo y paredes o por la espera de un invierno muy frío en el que pueda llegar a congelarse el agua y pueda causar daños graves en la estructura de la piscina.

 

Sin embargo, para conservar la piscina en invierno, no es necesario vaciarla, existen varias formas de mantener las piscinas en perfecto estado durante los meses fríos así como disfrutar de ellas durante más tiempo.

 

Una vez que se aproxima el fin del verano, es el momento de preparar la piscina para hibernar. El mantenimiento de la piscina en invierno puede hacerse de manera sencilla gracias a productos de invernaje y complementos como las cubiertas.

Más consejos para mantener y proteger la piscina durante el invierno:

 

  • Limpieza de fondo y paredes de la piscina. Limpiar la superficie de la piscina antes de empezar los meses de frío.
  • Vaciado de los skimmers. Limpiar los skimmer de todo tipo de residuos almacenados.
  • Producto químico para hibernar. Este tipo de productos permitirán una puesta a punto más rápida de la piscina con la llegada del sol, además de, evitar la formación de algas y las incrustaciones de cal.
  • Cubrir la piscina con una cubierta para piscinas. Son imprescindibles para proteger el estado del agua y de la piscina en los meses de frío, evitan que la piscina se llene de suciedad, hojas e insectos, además de proteger la piscina del hielo. Sin una cubierta para piscinas, las tareas de mantenimiento durante el invierno se alargan. 
  • Nivel de agua. El nivel de agua debe reducirse por debajo de los skimmers. 
  • Guarda los elementos externos de la piscina. Retira escaleras y duchas para evitar su deterioro de las inclemencias del tiempo.

Cada cierto tiempo, al igual que en verano, es necesario limpiar el fondo y paredes de la piscina. Si tienes un robot limpiafondos, es hora de ponerlo a trabajar. Comprobar el pH del agua de la piscina, y si no es correcto, regularlo con incrementadores o reductores de pH. Por último, mantener limpios filtros y skimmers.

 

Una vez llegados los últimos días de sol lo más conveniente es dejar limpia la piscina, echar el invernador en el agua, y cubrir la piscina para mantenerla durante todo el invierno y facilitar su puesta a punto en verano.

Otro motivo más para poder disfrutar más tiempo de tu piscina

 

Empezado el mes de septiembre, muchos dan por finalizada la temporada de piscina, pero podemos alargar la temporada de baño y disfrutar de las piscinas durante más meses con las bombas de calor.

 

La bomba de calor es una de las alternativas más económica y eficaces para la climatización del agua de las piscinas. La bomba transforma el aire del exterior en energía para calentar el agua.

 

Disfrutar de un agua cálida es posible con la bomba de calor, siempre y cuando la temperatura ambiente del aire sea superior a 12ºC, y esté por debajo de los 42 ºC.

 

En conclusión, podemos alargar los días a remojo con la bomba de calor para piscinas y, una vez que las temperaturas se acerquen a los 15º, preparar la piscina para hibernar sin que sea necesario el vaciado del agua.

¡Suscríbete al blog de Gre y síguenos en las redes sociales para más información sobre el mantenimiento de las piscinas en invierno y los productos químicos para el invernaje!

Síguenos

protege la piscina con una cubiertaproducto para mantener la piscina en inviernobomba calor mini para la climatización del agua

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *