¿Por qué elegir un limpiafondos automáticos para piscinas?

El nivel de limpieza y cuidado de una piscina es un aspecto clave para poder disfrutar al máximo de todas las prestaciones que ésta ofrece. En ese sentido, el fondo de la piscina es la parte que más trabajo supone. Conseguir que este proceso sea rápido, eficaz y cómodo es el reto que muchos usuarios se fijan y la mejor opción es decantarse por los limpiafondos de piscinas automáticos; un sistema que automatiza esta tarea, lo cual supone una gran comodidad, además de ofrecer óptimos resultados. 

 

¿Qué tipos de limpiafondos de piscinas automáticos podemos encontrar?

 

Mantener la piscina en óptimas condiciones no solo es una cuestión de bienestar, sino también de satisfacción personal y de salud. Esta tarea era hace unos años muy compleja y requería de la inversión de mucho tiempo. Ahora los tiempos se acortan y la comodidad para el usuario es mucho mayor gracias a los grandes avances técnicos que se han producido en el sector durante los últimos años. 

 

Los limpiafondos de piscinas automáticos pueden dividirse en varios tipos, en función de las características o del rendimiento que cada uno busque y, sobre todo, por la fuente de energía utilizada. 

También son importantes otros factores a la hora de elegir el limpiafondos más adecuado para una piscina y son tales como el tamaño y los materiales de la infraestructura o incluso influye el tipo de escaleras. Destacan por su facilidad de uso y las ventajas en cuanto a confort que aportan al usuario, que no tiene que preocuparse por rascar fuerte cuando pasa el cepillo, ya que esta labor queda reservada para el limpiafondos.

 

Por un lado, están los limpiafondos hidráulicos de aspiración. Son poco ruidosos y duraderos en el tiempo, se conectan fácilmente a la válvula de impulsión y se desplazan

solos para limpiar toda la piscina, tanto el fondo como las paredes. Es un proceso de limpieza que va ligado al sistema de filtración. La facilidad de uso es su principal valor, ya que no es necesario programarlo. 

 

Otra opción para realizar este proceso es el limpiafondos de piscinas automático por presión de agua, que va conectado a la toma de impulsión. Es más complejo que el anterior, ya que necesita una bomba extra. A su favor, el uso de unas bolsas que almacenan la suciedad, evitando así una carga excesiva de basura en el prefiltro. El trabajo para el usuario está el limpiar la bolsa después de cada limpieza. 

 

Los limpiafondos eléctricos como los robots son los más comunes gracias a la simplicidad de su funcionamiento y a la consecución del lema cero preocupaciones, que es, en muchas ocasiones, lo que buscamos cuando acudimos a este tipo de herramientas. Es completamente autónomo e independiente, tanto del sistema de filtración como de la mano del hombre. Funcionan a través de la red eléctrica y exime al propietario de cualquier preocupación, ya que éste sólo se encarga de programarlo.

 

Los limpiafondos eléctricos de batería llegan donde el robot eléctrico no consigue ir. Gracias al sistema Plug&Play, funcionan con una batería y sin necesidad de enchufar durante el uso. Sólo es necesario cargarlo después del uso. Es el producto ideal para completar su gama de limpieza y asegurarte una limpieza a fondo de la piscina.

 

En los tres casos de limpiadores de piscinas automáticos, los resultados son muy eficientes, tanto para el confort que busca el usuario como para la limpieza final.

 

Esta gama de limpiafondos será de máxima utilidad para que tanto niños como adultos puedan disfrutar de un agua cristalina.

Síguenos

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *